web statistics

Dardos

DARDOS: PRESIDENTE SORDO

“El Presidente me oyó pero no me escuchó. Parece que no entendió, que está mal informado. No estamos contra el gobierno, es mala lectura”
–Javier Sicilia, 5 de mayo de 2011
“El Gobierno mexicano debe escuchar el clamor social”
–Amnistía Internacional, 4 de mayo de 2011

La guerra contra las drogas de Felipe Calderón ha desgastado a los mexicanos de manera excepcional. Por la guerra en sí, pero más por una ausencia de resultados que golpea el ánimo, que aniquila las ganas. Que no permite divisar el final del túnel. Yo creo que entre los más cansados debe estar el mismo presidente de México.
Ah, Calderón. Cuatro años y medio de lo mismo. Imagínense: Tener que organizar foros y foros cada dos o tres meses; cada vez que la lumbre toca la burbuja en la que vive. Asistir a ellos, plantarse frente a sus asistentes. Y luego ignorar lo que le dicen. Qué hartazgo. Foros y foros –organizados o no por él mismo– que le dicen lo mismo: La estrategia está equivocada; si no, ¿por qué 40 mil muertos, por qué los líderes de los cárteles siguen libres, por qué el consumo se mantiene elevado y por qué los civiles siguen pagado con su sangre por la inseguridad?
Qué cansado debe estar Calderón; harto. Tener qué organizar eventos para simular que escucha; soportar que le expliquen con peras, manzanas y sangre que la estrategia no funciona. Y tener que responder con los ojos cerrados y los oídos tapiados: “Dar marcha atrás significa empeorar las cosas”. Nadie le pide dar marcha atrás, dejar de pelear contra los criminales como es su obligación. Lo que sí se le plantea es revisar la estrategia. Pero él lo ignora. “Quieren que saque al Ejército de las calles”, responde. No, eso ya no se puede; eso era al principio; hacerlo hoy sería entregar el país a los criminales. Qué cansado: Foros, individuos, especialistas y ciudadanos le dicen otra cosa que él no oye. Le piden cambio de estrategia. Y su respuesta es la misma. Qué cansado le resultará hacerse el ciego, el sordo.
Los Pinos, 4 de mayo de 2011: “Tenemos que hacerlo [la guerra], porque es el único camino para vivir en libertad. Ningún gobierno debe hacerse de la vista gorda. Eso fue, precisamente, lo que nos llevó a la situación que hoy vivimos. No es opción retirarse de la lucha. Al contrario. Hay que redoblar el esfuerzo, porque si dejamos de luchar, ellos van a secuestrar, a extorsionar y matar por todo el país. Porque dar marcha atrás significa empeorar las cosas. Si nos retiramos, vamos a dejar que gavillas de criminales anden impunemente en todas las calles de México, agrediendo a la gente, y sin que nadie los detenga”, dice Calderón.
Cuatro años y medio de lo mismo. Imagínense: Tener que organizarse mensajes oficiales en cadena nacional cada dos o tres meses; cada vez que la lumbre toca la burbuja en la que vive. Dar la cara, plantarse frente a los que lo escuchan atónitos. Tener que repetirnos una y otra vez un discurso salido del que no pone atención. Qué hartazgo. Mensajes y mensajes a nivel nacional –organizados por él mismo– frente a cuestionamientos que son los mismos siempre: Que la estrategia está equivocada, presidente; y si no, ¿por qué 40 mil muertos, por qué los líderes de los cárteles siguen libres, por qué el consumo se mantiene elevado y por qué los civiles siguen pagado con su sangre por la inseguridad? ¿Por qué no caen los empresarios y banqueros que lavan las ganancias del tráfico de drogas? ¿Por qué?
La guerra contra las drogas de Felipe Calderón ha desgastado a los mexicanos de manera excepcional. Yo creo que entre los más cansados debe estar el mismo presidente de México. Debe ser un ejercicio harto abrumador despertarse todos los días, ponerse tapones en los oídos y vendas en los ojos y aún así tener que salir a la calle. Deprimente. Depresivo. Cansado.
Cuando me lo imagino, me confirmo que un individuo como Felipe Calderón sólo puede sobrevivir a tanta presión encerrándose en una burbuja. Imagino su cápsula de confort, llena de incondicionales y mentirosos que le dirán, desde el desayuno: “Vamos bien, presidente”. “Los criminales quieren que acabe con la guerra; sígale, su estrategia funciona”. “Qué lección les da cada vez que habla, presidente”. “Lea aquí, vea Televisa y Azteca”. “Vamos ganando”.
Cuando lo imagino encerrado en su burbuja entiendo su necedad, su obcecación, su empecinamiento (que no justifico, por supuesto). Y entiendo por qué el presidente se ve cada vez más solo con su estrategia derrotada, vencida, inútil.

DARDOS: PRESUNTO INOCENTE

Pensé muchas cosas la madrugada del domingo 3 de abril, cuando un comunicado de la Policía Federal informaba sobre la detención del periodista Alejandro Suverza por “una operación con recursos de procedencia ilícita”. Pero ninguna de las cosas que pensé me llevó a dudar de la inocencia del acusado.
Conforme pasaron las horas y todo me indicaba que nadie daría la cara por él (las primeras notas fueron copia literal del boletín que lo inculpaba), decidí escribir un texto para mi blog. Dije: en un país de montajes, en el que los ciudadanos y los periodistas dudamos de la probidad de las autoridades policiacas, el reportero es inocente hasta que no le demuestren lo contrario.
Suverza es inocente, es inocente, es inocente hasta que un tribunal diga que es culpable. Así lo escribió aquella madrugada dolorosísima el amigo que soy de Suverza. Así lo escribo ahora, con el corazón apretado y chiquito. Pero también lo dicen las leyes: el Ministerio Público debe aportar pruebas, y un magistrado debe juzgarlo antes de declararlo culpable como lo hicieron el boletín de prensa de la Policía Federal y las notas publicadas el lunes 4 de abril por algunos medios.
Una semana después reflexiono. ¿Me arrepiento por haber brindado a Suverza mi apoyo, aparentemente de ojos cerrados? No. Por muchas razones, no. La primera es porque hasta que no sea juzgado tiene derecho a ser presuntamente inocente de lo que se le acusa. La segunda, simple y llanamente porque lo conocí en la brega diaria, y allí fue, es, un tipo entrón, valiente y honesto; así lo suscribimos todos los que trabajamos con él. Y la tercera razón por la que no me arrepiento de haberle apoyado es porque obré como obra un amigo: es inocente, es inocente, es inocente, dije. Y digo ahora. Un juez determinará si cometió un costosísimo error o si se le quiere implicar en algo que no hizo.
El tiempo y la justicia dirán lo que sigue. Y en algún momento de lo que sigue, Alejandro Suverza tiene la palabra; él ha decidido, y ha pedido, que continúe el proceso legal sin interferencias.
Si se comprueba que le tendieron una trampa y no es culpable, él sabrá qué hacer y muchos periodistas, más incluso de los que él habría calculado, nos sumaremos a su causa. En el caso de que sea culpable, él también tiene la palabra; creo que le deberá una explicación a mucha gente.
Por lo pronto me bajo del tema. Ahora le toca a Suverza y a sus abogados. Yo hice lo que hace uno que duda de las policías mexicanas. Hice lo que hace un colega. Hice lo que debe hacer siempre un amigo: ofrecerle, como mínimo, el derecho de la duda frente a una acusación que era tajante e injusta porque él no había pasado por un juez.
Por lo demás, recomiendo leer las 10 lecciones que nos escribe Marco Lara, uno de los periodistas que tuvo contacto con Suverza en estos días. Están en este mismo blog. Las suscribo.

DARDOS: ALEJANDRO SUVERZA

Alejandro Suverza Téllez trabajaba en El Universal, Nexos, Día Siete y muchas publicaciones más. Preparaba un libro sobre La Familia Michoacana. Era una fuente regular de programas nacionales e internacionales sobre temas del crimen organizado. Asistía con frecuencia como entrevistado con Héctor Aguilar Camín o con Carmen Aristegui. Participaba en encuentros y coloquios sobre cobertura de narcotráfico y escribió, en estos años, una enorme cantidad de textos en los que se mostraba el horror de la guerra contra las drogas lanzada por Felipe Calderón: el drama de los jóvenes involucrados con los cárteles, las vidas truncadas, las viudas, el error de la estrategia federal. Ahora está preso.
Suverza nunca traía un peso. Sus editores teníamos que adelantarle el pago por sus textos para que cumpliera con la renta de unos cuartuchos en el centro de la Ciudad de México. La penúltima vez que lo ví fue en octubre de 2010; fuimos varios a comer a una fonda cercana al periódico El Universal, en donde trabajábamos. Le pagamos la comida. El dinero no se esconde; mucho menos la pobreza. Y Alejandro siempre anduvo pobre. Ahora está preso porque “ocultaba 57 mil 200 dólares estadounidenses que equivalen aproximadamente a más de 678 mil 400 pesos”, según un comunicado de prensa de la Secretaría de Seguridad Pública federal que dirige Genaro García Luna.
Yo creo en la inocencia de Alejandro Suverza. En quien no creo es en Genaro García Luna, el policía favorito de Felipe Calderón. Y no creo en él porque durante más de cuatro años de estar a cargo de la SSP ha demostrado, con hechos puntuales, que es capaz de montar escenarios para inculpar a alguien o para magnificar sus supuestas “proezas”. Montó un show para la televisión con el arresto de Florence Cassez; inventó la supuesta liberación de periodistas secuestrados en La Laguna; hay dudas sobre cómo se dio el arresto de Edgar Valdez Villarreal, “La Barbie”. No creo en un hombre que ha sido acusado de violar los derechos humanos, de reunirse con narcotraficantes, de mostrar –este sí– una extraordinaria fortuna en casas y negocios. No creo en el hombre que diseñó “la estrategia” de Calderón contra las drogas que ha provocado la muerte de 40 mil personas y ha conducido a México a decir, como dijo Javier Sicilia, “estamos hasta la madre”.
Yo sí creo en Alejandro Suverza, un periodista que pasó por las mejores redacciones de México durante 20 años de intensa labor.
Me contó, la última vez que lo ví, allá por diciembre de 2010, que iba a disminuir su entrega de textos para los diarios y revistas en las que trabajaba para dedicarse de lleno a la investigación de un libro con Random House. Incluso le pedí que hablara con su editorial –seguramente todos sus editores le pedimos lo mismo– para que pudiera venderme el adelanto del libro. Esa vez también le pagué la comida, en La Cueva del León, en La Condesa, DF: unos tacos de bistec y dos cervezas.
Quién sabe qué encontró mientras investigaba. Ahora está preso.
Lo que deduzco es que se trata de una advertencia para todos los que escriben (escribimos) sobre esta guerra idiota. Los reporteros y editores con los que he hablado hasta ahora coincidimos en que este arresto está lleno de sospechas. Los datos que se ofrecen hasta ahora no nos convencen: Suverza era un tipo que conocía bien como reportero ese mundo: ¿Iba a esconder dinero en unos chocolates, en unas chanclas? Por Dios. No lo creo, no lo creo, no lo creo.
Las autoridades que lo inculpan esperarán que todos le den la espalda. Yo no. Simplemente no puedo. Estuvo bajo mi cargo en la Unidad de Investigación de El Universal y siguió escribiendo para Nexos y Día Siete sobre el drama de la guerra contra el narco y siempre mostró entereza y profesionalismo. Para mí no es un traficante de dólares. No tengo información al respecto. Lo que sé de él me lleva a decir que es inocente. Lo creo más una de esas “víctimas colaterales” del sexenio de Calderón; uno de esos “individuos desechables” con el que el gobierno federal tratará de callar las voces críticas que cuestionan el terrible error político de lanzar una guerra, un 6 de diciembre de 2006, para legitimarse frente a los millones de mexicanos que acusaban al presidente electo de haber llegado a Los Pinos por medio de un fraude.
Yo creo en la inocencia de Alejandro Suverza. Y si no digo algo hoy, mañana vendrán por mí. O por usted.

DARDOS: HASTA LA MADRE

A. El día después de que Juan Francisco, hijo del poeta Javier Sicilia, fuera asesinado, la CNDH informó que durante 2011 se han presentado un promedio de tres quejas diarias en contra de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) por presuntas violaciones a los derechos humanos y por casos de transgresión a las garantías de elementos castrenses.
Y ese mismo día, el Ejército respondió. Dijo que muchas de las quejas vienen de los narcotraficantes. “Como consecuencia de las acciones que realiza el Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, y que afectan la estructura financiera e intereses de la delincuencia organizada, existen quejas que son presentadas por sus integrantes para desprestigiar a este instituto armado y de esta forma limitar sus operaciones”.
Copio un extracto de una entrevista de Sanjuana Martínez, publicada por La Jornada, al Director de Seguridad Pública de Torreón, el general en retiro Carlos Bibiano Villa Castillo:
–Usted decide quién debe morir o vivir, ¿no cree que eso lo decide Dios?
–Pues sí, pero hay que darle una ayudadita.
–Si se le acerca uno de esos [narcos] para hablar…
–Allí mismo lo mato. Yo me lo chingo.
–¿Mata, luego averigua?
–Así debe ser. Es un código de honor.
Ni me quejo: me quedo sin palabras. No sea que viole el pacto de silencio que firmaron cientos de medios mexicanos. O no sea que me acusen de querellante del crimen organizado.
B. “Estamos hasta la madre de ustedes, políticos –y cuando digo políticos no me refiero a ninguno en particular, sino a una buena parte de ustedes, incluyendo a quienes componen los partidos–, porque en sus luchas por el poder han desgarrado el tejido de la nación, porque en medio de esta guerra mal planteada, mal hecha, mal dirigida, de esta guerra que ha puesto al país en estado de emergencia, han sido incapaces –a causa de sus mezquindades, de sus pugnas, de su miserable grilla, de su lucha por el poder– de crear los consensos que la nación necesita para encontrar la unidad sin la cual este país no tendrá salida; estamos hasta la madre, porque la corrupción de las instituciones judiciales genera la complicidad con el crimen y la impunidad para cometerlo; porque, en medio de esa corrupción que muestra el fracaso del Estado, cada ciudadano de este país ha sido reducido a lo que el filósofo Giorgio Agamben llamó, con palabra griega, zoe: la vida no protegida, la vida de un animal, de un ser que puede ser violentado, secuestrado, vejado y asesinado impunemente; estamos hasta la madre porque sólo tienen imaginación para la violencia, para las armas, para el insulto y, con ello, un profundo desprecio por la educación, la cultura y las oportunidades de trabajo honrado y bueno, que es lo que hace a las buenas naciones; estamos hasta la madre porque esa corta imaginación está permitiendo que nuestros muchachos, nuestros hijos, no sólo sean asesinados sino, después, criminalizados, vueltos falsamente culpables para satisfacer el ánimo de esa imaginación; estamos hasta la madre porque otra parte de nuestros muchachos, a causa de la ausencia de un buen plan de gobierno, no tienen oportunidades para educarse, para encontrar un trabajo digno y, arrojados a las periferias, son posibles reclutas para el crimen organizado y la violencia; estamos hasta la madre porque a causa de todo ello la ciudadanía ha perdido confianza en sus gobernantes, en sus policías, en su Ejército, y tiene miedo y dolor; estamos hasta la madre porque lo único que les importa, además de un poder impotente que sólo sirve para administrar la desgracia, es el dinero, el fomento de la competencia, de su pinche ‘competitividad’ y del consumo desmesurado, que son otros nombres de la violencia”.
Sí, Javier Sicilia, suscribo sus palabras: Estamos hasta la madre.
C. César Duarte, gobernador de Chihuahua, anunció que propondrá al Congreso de la Unión legalizar el Servicio Militar por tres años para los Ninis, los que por culpa del Estado mexicano ni estudian ni trabajan. Discúlpenme ustedes, queridos lectores, pero qué propuesta más estúpida. De verdad discúlpenme la palabra pero mi diccionario de sinónimos suavizadores no dio algo más adecuado. Qué estupidez. Qué falta de respeto para el futuro de México, qué falta de imaginación para enfrentar la emergencia nacional, qué falta de madre (y ya no me disculpen, si quieren, porque me salió del alma).
Primero, porque es obligación de Duarte generar oportunidades para los jóvenes chihuahuenses, no deshacerse de ellos. Segundo, porque, con todo respeto para las Fuerzas Armadas, los mexicanos ni siquiera sabemos qué tipo de ciudadanos está educando en medio de esta guerra contra las drogas. Tercero, porque el Ejército no es garantía para que los jóvenes no entren al crimen organizado: miles y miles han desertado en los últimos años para incorporarse a las redes del narco, según los datos del mismo gobierno federal. La propuesta del gobernador chihuahuense no hace sino dejarnos claro en manos de quiénes estamos: gente sin preparación que arma propuestas sobre las rodillas y con una agenda perdida, sin respeto a los gobernados; como el mismo presidente Felipe Calderón cuando lanzó esta guerra idiota sin consultar especialistas, sin medir las fuerzas. La propuesta de Duarte nos hace ver la urgencia de reconceptualizar el Estado mexicano y de exigir a los políticos seriedad y preparación porque, como dice bien Sicilia, a este país se lo está cargando la chingada por culpa de los políticos. Y lo de “chingada” lo escribí sin carga emocional: es lo que es. ¿O alguien lo duda?
D. “El presidente Calderón debe acatar la recomendación de la Organización de las Nacionales Unidas (ONU), para de inmediato regresar a los militares a los cuarteles, porque su presencia en las calles sólo ha contribuido a elevar las violaciones a los derechos humanos”. Imagínense mis ganas de ser escuchado: la propuesta es del inutilazo de Vicente Fox. Pero de una vez se lo digo: no esperen que Felipe Calderón corrija el rumbo. Al contrario: intentará usar la guerra contra el narco, como lo ha hecho durante todo su sexenio, como herramienta política para mejorar la posición de su partido frente a los electores. Así de insensible, ruín e inmoral.
He escrito durante más de cuatro años que sacar al Ejército mexicano a las calles fue un error. Y más de una vez, cierto periodista amigo de Genaro García Luna y ligado al gobierno federal me acusó por escrito, en una columna que escribe para un diario del DF, de trabajar con narcotraficantes. Así se las juegan. Si no estás con ellos, estás contra ellos. Es decir: si no eres cómplice del asesinato de 40 mil mexicanos –con tu silencio o como activista o escribano–, estás contra “el Estado mexicano” porque trabajas con los narcos. Es decir: Te callas y te tragas la “estrategia”. Qué mal. Esos son los tiempos que vivimos.
E. Sí, estamos hasta la madre. Hemos marchado muchas veces contra la inseguridad y no vemos resultados. Aún así, va la convocatoria del poeta:

EMERGENCIA NACIONAL. ¡YA BASTA! MARCHEMOS CON SICILIA: Por los cuarenta mil muertos marchemos en la ciudad de México, el miércoles, junto con Javier Sicilia y los deudos de éste país. Llevemos veladoras y flores. Escribamos los nombres de los muertos. Hablemos claro y de frente a los asesinos de ambos bandos. De la explanada del Palacio de Bellas Artes al Zócalo. A las 17:00 horas.

No se qué más hacer. No se qué más decir; sólo que estamos hasta la madre.

DARDOS: PERIODISTAS, NARCOS Y TV

La semana pasada, una buena cantidad de medios mexicanos firmaron un Acuerdo para Cobertura Informativa de Violencia. Hay, por supuesto, cosas buenas; como en todo: proteger la identidad de las víctimas colaterales no publicando información (o fotos) sobre ellas es algo que se hace en muchas regiones del mundo y era necesario que los mexicanos lo asumiéramos. (No se necesitaba un acuerdo sino revisar manuales de ética y de estilo, pero bueno, allí está). Se acordó dar mayor protección a los periodistas en riesgo, algo que todavía no queda claro cómo va a aterrizar, sobre todo después de tantas promesas de Felipe Calderón al respecto. Pero bueno, también allí está.
Lo que más preocupa del Acuerdo no es siquiera que el testigo de honor sea una parte interesada, en este caso el jefe del Ejecutivo, quien lanzó una guerra por motivos políticos y esperaba cosechar sus “logros” en su imagen pública. Lo que sí asusta es que los medios dejen de cubrir temas relevantes para los mexicanos y que se derivan de esta guerra, como el trauma que viven en este momento comunidades de todo el país, o el asesinato de inocentes, o los excesos cometidos por fuerzas policiacas militarizadas que han declarado públicamente su falta de compromiso con la defensa de los derechos humanos.
Por eso, creo, es necesario que desde lo individual varios de nosotros, reporteros, periodistas, planteemos dudas y advirtamos riesgos. (Pocas empresas se atreverán a disentir públicamente). Sobre todo, es urgente fijar ciertas posiciones porque, en opinión de muchos comunicadores que no figuran entre los firmanes del Acuerdo, la publicación de eventos relacionados con la violencia y la guerra contra las drogas del gobierno federal responden a una realidad. Y la realidad no debe ocultarse. Tampoco debe ignorarse que el lenguaje de violencia y esta fascinación insana por los narcotraficantes se alimentó desde muchos frentes, y en particular, en este sexenio, desde Los Pinos.
1. El “lenguaje de los narcos” no lo introdujeron los medios serios al uso común. Lo hizo el gobierno federal. Durante más de cuatro años, el presidente Felipe Calderón no tuvo otro discurso que el de su guerra contra las drogas. Habló de narcos en eventos de turismo, de energía, de economía. Allí están los archivos. Habló de narcos frente a empresarios, estudiantes, amas de casa. Todos lo recordamos. Difundió, con ayuda principalmente de la televisión, las imágenes de presuntos criminales cuando no habían sido juzgados, y fue él quien se puso un traje militar y se paseó en un vehículo del Ejército como primer acto masivo de su gobierno, un 6 de diciembre de 2006. La difusión intensa de la guerra, incluso en el exterior, es culpa de una estrategia de comunicación que, seamos honestos, le provocó un daño costosísimo a la sociedad mexicana.
2. Como nunca en la historia de México, el mismo presidente se encargó de anunciar, con su voz, vía redes sociales o en eventos públicos, el arresto de presuntos criminales sin que pasaran por un juez, como ya se dijo. Calderón fue el que hizo del conocimiento público incluso sus sobrenombres. El “Hummer” es el “Hummer” porque Calderón así lo hizo saber ante la opinión pública, por ejemplo. Nadie lo conoce por su nombre –por cierto, se llama Jaime González Durán– sino por el apodo que se le dan en los círculos policiacos y entre traficantes y que el presidente de México utiliza con frecuencia. Y así lo hizo el jefe del Ejecutivo federal con infinidad de individuos que, además –se insiste– no han sido aún juzgados y por lo tanto son simples sospechosos de crimenes que seguramente cometieron pero que el Ministerio Público deberá probar.
3. Fue el gobierno federal el que difundió día y noche la vida y obra de los narcotraficantes. El pecado de los medios fue hacerle caso al aparato de difusión de Presidencia de la República. Para darse publicidad y contrarrestar los cuestionamientos a los errores cometidos en su guerra, Los Pinos entregó información vasta sobre los líderes de los grupos criminales cada vez que dio con ellos. Lo hizo en multitudinarias conferencias a las que la televisión tuvo acceso en vivo y en directo, como si se tratara de reality shows. Lo hizo permitiendo que desde las oficinas de la Policía Federal salieran expedientes de los presuntos enemigos del Estado y de los mexicanos. Lo hizo, incluso, realizando montajes: es conocido que Genaro García Luna “puso en escena”, para la televisión, supuestos operativos exitosos. La verdad se ha venido haciendo pública.
4. Ocultar los hechos de violencia es censura, o autocensura. No nos hagamos bolas. Una censura idiota, por otro lado: las redes sociales llegan a millones de personas que allí están informándose, sin los criterios de comunicadores profesionales, sobre el horror que vive México. Ocultar los hechos de violencia es, además, permitir que el gobierno federal mienta: el país sí está convertido en una zona de guerra porque se falló en la estrategia contra las drogas. Y allí que no quepa la duda: fue Los Pinos el que falló. O, a ver, que de una vez responda a una pregunta que hemos hecho muchos mexicanos: ¿a quién consultó la estrategia de la guerra? ¿Quiénes estaban con él –especialistas, analistas, sociólogos– cuando Calderón determinó que lo que este país necesitaba, por encima de atacar la pobreza o los monopolios, era sacar al Ejército y a la Policía Federal a las calles?
5. Publicar información sobre la violencia inédita que vivimos los mexicanos no degrada nuestro oficio. Aunque muchos quieren ver fotos y videos de los descabezados y asesinados –y muchos los ven in situ en las zonas más violentas del país–, los medios no debemos proporcionarlas. Queda claro, incluso por razones estéticas. Pero lo que sí nos degrada como sociedad y como gremio es que artistas se hagan pasar por periodistas y monten talk shows que denigran a los ciudadanos, que son discriminatorios, que generan una cultura chatarra y que sirven como cortina de humo ante la realidad. Y esto lo hace la televisión. Y nadie le pone un alto. Ahora le pregunto a los medios firmantes: ¿Los reporteros sabían? A ellos que exponen el pellejo, ¿los consultaron?
6 (y último punto, que aquí nos podemos seguir al infinito). Hay un país en guerra: ¿dejaremos de cubrirlo informativamente? Hay inocentes que mueren a diario: ¿cerraremos los ojos? Son hechos. Nadie inventa nada. Como periodistas, no debemos callarnos o la historia nos lo va a cobrar. O la sociedad misma. El pensamiento decimonónico de los medios, y la urgencia del gobierno federal para frenar el daño en su propia imagen por sus propios errores, llevó a un pacto que nace en el error, y fracasado. Los periodistas ya no estamos solos; suena rimbombante pero es la realidad: nos acompañan (y nos sustituirán) las redes sociales. La información circulará de todas maneras. Qué lástima que estemos renunciando a lo que era nuestra obligación: informar.
Concluyo con algo más: Siempre sospecharé –y sigo hablando en términos personales– de algo que promuevan los monopolios televisivos. No le han dado nada a este país nunca. Antes de este Acuerdo no les cría nada. Y no voy a creerles ahora.

DARDOS: DECIDIDOS A GANAR

El hombre del momento es Eruviel Ávila Villegas. El domingo 27 de marzo se registró formalmente como precandidato a la gubernatura del PRI en el Estado de México flanqueado por el hombre que Enrique Peña Nieto quería en ese lugar: Alfredo del Mazo. Es probable que Eruviel haya vencido al actual gobernador y casi seguro candidato a la presidencia en el 2012; simplemente pudo torcerle la mano coqueteando con la posibilidad de ir por la alianza PRD-PAN de 2011 por esa entidad. Pero en un PRI tan disciplinado como el de hoy, también es muy probable que siempre estuviera en los planes.
No me llama la atención esto último. La política me da asco. Considero a los partidos políticos uno de los grandes males de México. El PANAL es un monstruo hediondo, nacido y crecido en los lodazales del sistema político mexicano: Elba Esther Gordillo debería estar en prisión; pero como ha servido y sirve tanto al PRI como a Felipe Calderón, maneja enormes partidas presupuestarias que usa para alterar tendencias del voto al mejor postor. El PRD es una vergüenza para cualquier pensamiento progresista y de izquierdas. El regreso del PRI es una bofetada para la incipiente vocación democrática de los mexicanos. El Partido Verde es lo que ahora es el PANAL: un partido de inmorales y corsarios con habilidades de tienda de raya. El PAN es lo que es, y ya; quien esperara algo más de una fuerza reaccionaria está pagando el desencanto. Lo malo es que nos hizo pagar a los otros. Ni modo. Eso es, dicen, “la democracia”.
Lo que me llamó la atención fue el slogan con el que Eruviel Ávila se registró: “Decididos a ganar”. Puff. La cobertura que recibió este acto político y nadie se fijó en el significado de su lema. Decididos a ganar es eso: que harán lo que se necesite con tal de ganar. Porque su gran aspiración es esa: ganar. Y ganar a como dé lugar, como se ha vuelto una costumbre; como ganó Vicente Fox en 2000 (con “votos útiles” que resultaron tan inútiles como el guanajuatense mismo), o como “ganó” Felipe Calderón en 2006 –porque yo no estoy tan seguro de que ganara–: a punta de campañas de lodo y odio.
Decididos a ganar es decididos a ganar. Servir a los mexiquenses puede esperar.
El slogan condensa los grandes males de la política mexicana: Lo de los partidos es alcanzar el triunfo, no servir a los ciudadanos. El poder por el poder; para mantener camarillas con dinero público, para garantizar su enriquecimiento y el control sobre los demás.
Eruviel Ávila Villegas está decidido a ganar. No importa si debe hacer pacto con el diablo: su cometido es ganar. No importa que cientos de mujeres son asesinadas en su estado: su cometido es ganar. ¿Y qué, si millones de mexiquenses están en la miseria? El objetivo es ganar.
Eso es la política mexicana: mezquindad, oportunismo, falta de voluntad de servicio. Cada quién que haga lo que quiera, diríamos los ciudadanos. Sólo que hay un pequeño detalle: este lodazal, llamado de manera rimbombante “sistema político mexicano”, se alimenta con el dinero de todos nosotros. Esta caterva de inmorales vive de nosotros.
Debería darles vergüenza. Debería darnos, a todos, mucha vergüenza.

Comentarios

Mis destacados

Paracaidas que no abre

Unafuente.com

Buscador

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Sígueme

Seguir @paezvarela en Twitter.