web statistics

TENGO QUE COMO TENGO LA TIERRA TENGO EL MAR

cuba.jpg

(Aquí, a la espera, mientras llega o se va el temporal)

TEXTOS, POSTS Y FOTOS PUBLICADOS EN DIA SIETE

Fidel Castro entra sorpresivamente al quirófano, pero antes se permite reducir las variables de la ecuación. Decreta que su salud es tema de Estado y cede el poder a su hermano Raúl, que se vuelve el centro de cualquier escenario, el valor fijo si se especula con la transición. Esta crónica desde La Habana vaga por los primeros (históricos) días sin el comandante a cargo. Nació como un blog diario en el sitio unafuente.com, alimentado con mensajes breves de celular. Los textos más largos se reposaron en el avión, ya de regreso, cuando las nubes negras de la tormenta (Chris) dejaban ver ciertos claros…

LA HABANA.– El 8 de agosto pasado, una semana y un día después de que Fidel Castro entró al quirófano, murió de neumonía Gustavo Arcos Bergnes a los 79 años, la misma edad del comandante.
Hijos ambos de familias cubanas pudientes, se conocieron en la universidad; allí los hermanó su rabia por la grosera dictadura pro estadounidense de Fulgencio Batista. Justos 53 años y 13 días antes de su muerte, ese mismo Arcos iba en un auto con Fidel. Se dirigían a escribir –26 de julio de 1953– el episodio germen de la Revolución: el asalto al cuartel del Moncada.
Con los años, Arcos Bergnes empezó a mostrarse descontento. Para qué abundar. Bástese decir, para el caso, que disentir le costó la carrera en la nomenclatura y años de prisión, huelgas de hambre, limitaciones y persecución.
Viejo y lleno de achaques, era presidente del Comité Cubano Pro Derechos Humanos (CCPDH) cuando una infección urinaria lo acabó. Vivía en La Habana. Su noticia apenas fue cubierta por Radio Martí, la emisora oficial, que citó “fuentes de la disidencia”. Los lectores de boletines hicieron un breve espacio entre las cientos de notas de solidaridad hacia el enfermo camarada Fidel. En estos días, los primeros después de que el comandante cedió el poder a un misterioso Raúl, su hermano, sólo vivas y buenos deseos se escucharon en los noticieros oficiales, es decir, en los únicos que la gente ve, además del canal venezolano Telesur de Hugo Chávez, y otros sin subtítulos en español que llegan en idioma original desde China.

>>> Especular no es asunto de Estado
Han repetido tantas veces que Fidel está bien, que empiezo a pensar todo lo contrario. La salud del líder de la Revolución será un asunto de Estado, pero la especulación no: la gente se pregunta, por ejemplo, ¿en dónde está Raúl?, ¿por qué no da la cara?, y a la vez lo justifica, porque si se regodea, si pasea el puesto, entonces sí quedaría confirmado que Fidel no está bien. La tele pasa a todas horas el boletín de Castro, el primero de una mentira o el último hasta hoy.
–Jueves 3 de agosto

>>> Que se olvide que hubo foto
¿Cómo saber algo? Si eres habanero, ¿cómo te enteras? Hay dos, tres canales de tele abierta. Y los de China y el de Venezuela. Discursos y política y programas que nadie ve porque ya los vio. ¿Cómo te enteras? Por eso digo: esperas; una señal clara, contundente. Nunca antes el comandante, que es una sombra, era tanta sombra. Esperas. A que otro diga algo, a que no sea tu boca la que se mueve, que, aquí, el que se mueve se olvida que hubo, alguna vez, foto.
–Viernes 4 de agosto

El anuncio sobre la salud de Fidel Castro hizo que medio planeta contuviera la respiración, y mandó a muchos (los primeros: el “exilio” en Miami y el Departamento de Estado de EU) a los archiveros. El líder con el récord mundial de permanencia en el poder ha sobrevivido a 9 presidentes estadounidenses. Cada uno ha maquinado un plan para sobrevivirlo. Así que no fue difícil desempolvar viejas y nuevas conjeturas y planes de acción, aplicables a partir del anuncio de su posible muerte.
Con la información existente (el comunicado del 29 de julio en el que el comandante cede sus poderes a Raúl), los escenarios tuvieron un elemento base: el hermano de bajo perfil. La prensa internacional y los especialistas en Cuba reflejaron dos variables para esa ecuación que nació acotada: una, en la que el heredero de 75 años realiza una purga para disipar sombras y se endurece, fiel a la fama que se ganó en los primeros años de la Revolución. En la segunda opta por mostrar apertura (convencido o para ganar tiempo), y comparte el poder con tres brazos operativos: Carlos Lage, Felipe Pérez Roque y Ricardo Alarcón; Lage en la burocracia; Pérez Roque en los ideales del régimen (alumno directo de Fidel) y Alarcón en el norte, con Estados Unidos. Y así garantiza orden y continuidad mientras negocia una transición.
Pero ni el mejor escenario con Raúl al frente complacerá a Washington, que ha esperado casi 50 años como para conformarse con “probaditas”. Washington pedirá la “rendición total”, es decir, la eliminación total y sin concesiones de las dos palabras que más aborrece del diccionario cubano: “Castro” y “Revolución”.
Para soltar el cuello de la isla, para dejarla respirar económicamente, no importará si se camina hacia una democracia. En Medio Oriente, como ejemplo, sus mejores aliados son los Estados-dictadura.
Lo que realmente convencerá a Estados Unidos es la opción en la que muestra su victoria ideológica, es decir, desanda los pasos de Fidel y evita, a toda costa, que la historia lo absuelva.

>>> Fidel está en todas partes
La última vez que alguien supo de Robertico fue hace un año o algo así. Que era director del Parque Metropolitano. Un parque, con árboles y pájaros, en La Habana. Hay que recordar a Roberto Robaina, el lustroso ex Ministro de Relaciones Exteriores que se desplomó en un abrir de ojos que no se han cerrado. Por eso, como nunca, Fidel está en todos lados. Como el poema de Jaime Sabines, pero sin que se vea. Y nadie más que él. A pesar de la repartición de cargos. “80 más”, dicen los carteles que van apareciendo, aquí y allá. Si fuera uno de sus médicos, sentiría el cumpleaños, 13 de agosto, como ultimátum…
–Sábado 5 de agosto

>>> Movilizados
Digamos que es normal. Dentro de lo extraordinario de los eventos, es totalmente normal. Hay reuniones de los comités de defensa, hay “movilizados”. ¡Qué agotador!, es lo primero que pienso. ¡47 años esperando la invasión gringa! Y lo peor es que puede ser una realidad en cualquier segundo. Bahía de Cochinos confirma el riesgo latente. Por eso hoy, agosto de 2006, no es extraordinario pensar que ese día es hoy. Se sabe que los movilizados están en alerta. Es comprensible, si Fidel no está. Se entiende…
–Sábado 5 de agosto

>>> Grasiento y con hijos
– ¿Mexicanos?
– Sí.
– Somos hermanos…
La expresión salta en cada esquina. Así nos ven. Por eso da un poco de pena que no estemos a la altura del aprecio histórico. No me refiero a este gobierno de México, torpe, ignorante (que por fortuna ya se va). Hablo de los ciudadanos, esos miles que llegan por mulatas quinceañeras que sólo tienen dos opciones: pasar hambres, o dejarse tocar con ese prieto mexicano (lo tengo enfrente), panzón, grasiento y con hijos. Cuanta vergüenza. Pinches mexicanos. Pinche Fidel…
–Domingo 6 de agosto

>>> Hemingway obispo
Hay un señor que se dice llamar Hemingway. Toma un daiquirí y está serio. Arriba de él, Lenin. (¿De qué se ríe Lenin?). Hay quince o más sabores de daiquirí y pienso probarlos todos. En este lugar no hay Revolución. El colado, Lenin, se ve falso. En los bancos giramos los borrachos. Las mesas son para quedarse. El bar tiene estrellas que brillan en el techo y yo estoy serio, porque creo en la religión de la que Hemingway es obispo: el daiquirí.
–Domingo 6 de agosto

¿Cómo una isla relativamente pequeña (largo lagarto verde, la llamaba con cariño Nicolás Guillén) ha concentrado tantos años la atención del mundo? Por la razón que se escoja –que son varias–, esa atracción le ha hecho desgraciada y dichosa al mismo tiempo.
Por eso, en un escenario en el que Cuba se abre a los capitales extranjeros, con una sociedad que por la escasez ha refinado en los últimos años (mecanismos y lazos) su mercado negro, asusta pensar en manos de quiénes puede caer su enorme potencial, si no se gobierna la transición. Recuérdese a los rusos: todavía no retomaban su vieja bandera, y ya tenían la primera o segunda mafia más poderosa del planeta.
Pero vamos por partes.
Cuba fue explotada cuatro siglos por los españoles, hasta su Independencia, en 1899. De inmediato, la primera mitad del siglo xx cayó en el mangoneo de dictadorcitos sin escrúpulos que la convirtieron en el traspatio de un vergonzoso, insensible y explotador Estados Unidos. La revuelta armada liderada por los Castro, Ernesto Che Guevara, Camilo Cienfuegos y otros dio paso, desde el 1 de enero de 1959 y hasta hoy, a un gobierno de corte socialista-militar que no la ha soltado. De manera si se quiere simplista, se marcan tres tramos duros (que no hacen justicia a su riquísima historia, por supuesto), en los que, sin embargo, se forjó una gran nación y una identidad única y destacada.
Desde principios de los 1990, Cuba vive el estrangulamiento económico. La caída de la Unión Soviética dejó al gobierno de Fidel Castro desprotegido frente a su archienemigo, Estados Unidos. La pobreza se ha agudizado y contrasta con, por ejemplo, los admirables índices de alfabetización y de salud pública.
La Habana, su capital, luce hoy mejor que hace unos pocos años, pero la infraestructura está sometida a un proceso de degradación constante que supera el esfuerzo de conservación. Enormes barrios, edificados en cantera, ya son hoy humanamente inhabitables. Sin embargo, o a pesar de ello, la población resiste.
En el juego de escenarios, se puede imaginar que La Habana se abre al capital. No es temerario decir que se volverá, en tiempo récord, en la corona latinoamericana, en una ciudad disputada por los inversionistas. Y no solamente por esos. La inigualable vida nocturna, el potencial de una enorme ciudad colonial como pocas en el continente, combinado con una apertura poco calculada, bajará el precio de los bienes raíces y luego la depositará en manos de la especulación. Eso es lo menos. Atraerá la codicia de mafias de todo tipo: inmobiliarias, financieras, de servicios y, lo más triste –siempre bajo el escenario de una transición apresurada–, de las drogas o del crimen organizado. ¿Por qué no?
Por eso, cualquier escenario de escritorio para una transición deberá tomar en cuenta, antes que a Miami o a Washington, a los cubanos. Deberá protegerlos de un mundo terrible del que han estado aislado estos años.

>>> Reniegos en La Habana
Sin trabajo, sin libertad para emigrar, sin almacén, sin tomate ni lechuga, sin mangos y sin puros, Cuba espera. Sin dinero, sin futuro, sin señales, sin calles y sin muebles, aguanta. Creo que espera porque no quiere provocarle un disgusto a Fidel. Quiere despedirlo sin sobresaltos. Escucharás reniegos en La Habana, pero pocas veces malos deseos contra él. Es correcto que hasta entre los renegados haya quien no quiera verlo doblado. Ojalá eso dure y lo despidan con dignidad. Ojalá esta generosidad habanera no se agote.
–Lunes 7 de agosto

>>> Mulatas en la banqueta
Los ocho días del Fidel enfermo se fueron con luz sombría. Una tormenta tropical cubrió con maña la isla de Cuba. Las calles siguieron llenas, de todas maneras. Los bares mantuvieron su venta de ilusión. Los niños pedían dulces, las viejas ropa o jabón o una moneda por amor de Dios. La Habana se volcó todas las noches al malecón y las mulatas, anchas y con arracadas, sentadas en sillas sobre las banquetas arrearon paseantes, hijos, vecinos. Las escaleras de madera de los barrios destartalados abrieron, como hace 50 años, misteriosos caminos al sudor y a las sábanas sucias, al olor del que ya se fue, a las ganas del que va llegando.
–Lunes 7 de agosto

>>> Instrucciones en ruso
Cuánto sol, cuántas mujeres. Ron, y cuando hay comida buena, pues buena excelente. La arquitectura, la bella decadencia, playas blancas y esa insuperable sensación de que todo está a punto de descomponerse y eres justamente tú, que llevas dos horas en la cola, en el aeropuerto de regreso, quien tendrá que pagar las consecuencias de 48 años de parches, falta de refacciones e instrucciones en ruso.
–Martes 8 de agosto

2 comentarios

  1. Gracias por la advertencia del aeropuerto. Es bueno saberlo.

  2. que buena frase, al olor del que ya se fue, o a las ganas del que va llegando.

    es de los grandes.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Alejandro Páez Varela » Blog Archive » NUEVOS WALLPAPERS, Y LOS VIEJITOS - [...] Iré agregando nuevos wallpapers. Los últimos que agrego ahora son de Washington y de Mérida. Hay varios de otro…
  2. unafuente.com » Blog Archive » ANUNCIA EVO MORALES EL REGRESO DE FIDEL EL DÍA DEL TRABAJO, ES DECIR, ESTE MARTES - [...] [...]
  3. unafuente.com » Blog Archive » ¿REAPARECE FIDEL CASTRO ESTE MARTES? - [...] [...]

Responder a Luis Altamirano Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

Mis destacados

Paracaidas que no abre

Unafuente.com

Buscador

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Sígueme

Seguir @paezvarela en Twitter.