web statistics

O LOS CELOS

PUBLICADO EN DÍA SIETE

Dos flores que guardas junto al colchón y dices que te regalé, y no lo recuerdo a pesar de que me gustan esos gestos. La risa de los de al lado, que no molesta a nadie sino a mí porque las cosas que nos decimos son demasiado serias. La vez que nos vimos y pensamos, al mismo tiempo, que éramos las paredes de un castillo (dos castillos) desplomándose. La furia de estar uno y otro encima y debajo y de lado y buscando más, como ratones perseguidos por gatos. El sillón, la cama, mi auto. Una ambulancia que nos despierta, una patrulla que viene directo a nosotros y soy yo el que debe salir a dar explicaciones.
O nada. O imaginamos.
La idea que tienes de mí, que no saco ni con pinzas perras y aflojatuercas. La noche en que salimos a mendigar amor, uno del otro, con un tesoro como sombrero. La madrugada en que me dices que debes irte y traes el cabello como una estopa después de pulir la pintura de un auto de 1940. Cuando me quedo dormido. Cuando te quedas dormida. Cuando nos dormimos o cuando no queremos dormir porque el que se duerma atrapará al otro roncando. Los amigos comunes, y los tuyos, y los míos, que juntos no valen más de dos cacahuates si estamos los dos.
O la lluvia dentro del cuarto.
El olor que desprendes antes de irte, el amor que cultivamos cautelosos como si fueran orquídeas. La plaga que azota a uno y se la pega al otro y entonces los dos parecemos olmos pintados de amarillo y negro por los gusanos quemadores. Mi piel que no resiste más que el papel de China. Tu piel, en la que reposo como si fuera una hamaca. Los años que nunca pasamos juntos. Los días en los que no sucede algo y estoy en silencio con los ojos fijos al celular. Tus tres mensajes por la mañana, mis cinco de la tarde. El perdón que me obsequias y los perdones que no te doy, y viceversa. Las ganas de correr a encontrarte en una esquina del barrio. La urgencia de voltear a otra parte si te encuentro caminando.
O el clima, o las alergias.
Orino en el retrete y dejo la tapa arriba. Orinas y todo queda pulcro. Los mensajes de celular que te llegan no son para mí. Las llamadas que no contesto no eran las tuyas. La canción que repetimos cinco veces. La canción que repito dos veces y sospechas que no es para ti. La canción que no voy a soportar que pongas porque pienso que es otro el boxeador que te noquea, aunque no sea cierto. Si llamas porque llamas, si no llamas también. Los tragos que me bebo sin ti, por ti, y cuando hago como que no te recuerdo. El sabor que me dejas, el miedo a que se percudan las ganas, el cielo gris que me invento porque me invento que te vas. Dos charcos, tres charcos, un lodazal que no controlo en la cabeza. Decirse adiós a tiempo, o no decirlo en absoluto. Perder cuando se va ganando.
O los celos.

16 comentarios

  1. Eres un racimo de celos, un ramillete de cartílago. Te enamoras de la blancura y te desenamoras sin que uno se dé cuenta. Te vas cuando apenas una llega o dos llegan o tres. No sé.

  2. Mi mujer me lee sobre vos, a mi padre le regalo un libro, Corazon de Kalashnikov cuando viajo a conocerlo, tiene impresos emails q le escribiste y una foto en su computadora. Se lo q es sentir celos y amar como lo describis. Saludos y felicitaciones.

  3. Que bonito! me gusto!

  4. Yo no sé si lo que escribes en Día Siete te pasa o no, a veces quiero pensar que ese “hasta atrás” es como un escape a cd juarez. al df o a lo que sea, pero que en verdad te pasa. A veces necesito creer eso para poder aceptar lo que me mueven estas letras, cómo las de hoy. Necesito creer que es obra de manos, ojos, corazón y cabeza que vibra y estalla con el devenir diario.
    Gracias.

  5. ALE te amo, me encantan tus palabras SMUCKK

  6. O la locura después de los celos, y la soledad que te invita un trago las primeras noches, que te presenta a sus amigas de maquillaje corrido por las lágrimas o la lluvia y te deja sentado en las bancas de los parques públicos antes del alba, ebrio, cuando tu mirada se pierde entre las cobijas de papel periódico de un mendigo por el que sientes una extraña envidia, antes de adivinar el vuelo espabilado de las palomas… Saludos, maestro!

  7. realmenyte tengo celos

  8. O que todo esto sea así de sencillo ( o que así lo hagas parecer ) y que también sea como muchas de esas veces que mas recuerdo, de las que dejan hollín en los días.

  9. esas palabras describen exactamente mis sensaciones y mi culpa, culpa por sentirme así y culpa por no poder desprenderlos

  10. Me encanto! Simplemente es genial … Lo ame!

  11. Amo este post, lo amo! Lo lei un domingo ya hace mucho tiempo en la revista “día siete” y me enamore de el, me gusta mucho cuando escribes cosas de este estilo, pero en definitiva este es mi favorito!

  12. Hermosa forma de describir lo que puede ser horrible

  13. Lloré porque traigo algo que necesito cerrar. I que no puedo. O que no quiero.

    Gracias maese/

  14. leerte, una delicia,nostalgia, recuerdo,saberte una maravilla

    • simplemente una delicia.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Runen - Runen... Alejandro Páez Varela » Blog Archive » O LOS CELOS...
  2. Weiße Magie - Weiße Magie... Alejandro Páez Varela » Blog Archive » O LOS CELOS...

Responder a Octavio César M. G. Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

Mis destacados

Paracaidas que no abre

Unafuente.com

Buscador

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Sígueme

Seguir @paezvarela en Twitter.